Outplacement: las claves de un proceso exitoso

Frente al escenario actual de ralentización de la economía los programas de outplacement están siendo mirados con mayor atención por parte de empresas y personas. Las proyecciones de crecimiento del PIB para el próximo año se sitúan en torno al 2% y 1,7% al cerrar este año, ya sea tomemos datos del FMI o estimaciones del gobierno. El desempleo ha sido corregido al alza con un 7% para este año y 7,5% para el año 2017.

Esto confirma la percepción cotidiana que tenemos de desaceleración, y hace imperativo contar con programas de outplacement de calidad, entendiendo por ello programas que doten a sus participantes de la herramientas necesarias para una reinserción efectiva en el mercado laboral. Así, hemos definido 4 claves para que un proceso de outplacement sea exitoso:

  • Estructura Base Consolidada: el proceso debe contar al menos con 3 etapas centrales bien afinadas, primero, el autoconocimiento y autodefiniciones propias del participante. En esta instancia se establecen las metas concretas del proceso, se reconocen las emociones y analizan las finanzas personales. Segundo, la preparación de la estrategia comunicacional, lo que incluye el cv, mensajes de valor, motivos de salida, referencias, entre otros y, tercero, el abordaje del mercado laboral, también conocido como “trabajo de redes” y que constituye la esencia del proceso. Esta estructura base es el mínimo técnico a verificar si estamos evaluando contratar un programa. Constituye el esqueleto metodológico que ha demostrado efectividad a la hora de la recolocación laboral.
  • Consultor con Experiencia: una buena metodología debe ser aplicada por un buen consultor, al que también podremos denominar coach. El proceso de outplacement aborda la etapa de transición laboral de las personas. Es una instancia personal no menor, un quiebre en la rutina y una pérdida que afecta emociones, autoestima y familia. Cada caso es diferente y las diferencias generacionales se notan. Como tal, el outplacement requiere cierto seniority por parte del coach. Un proceso exitoso debe ser llevado por un consultor que sea capaz de contener, empatizar, escuchar al afectado, guiarlo, y que al mismo tiempo conozca el funcionamiento del mercado laboral y los códigos propios de nuestro país. Hoy en día un manual de outplacement puede ser bajado de internet, esto no sirve si no es complementado con la guía de un consultor con experiencia. Por otra parte, es importante mencionar que un experto en outplacement es muy distinto a un experto en selección.
  • Imagen Digital: dentro de los elementos de tendencia que un buen programa de outplacement debe incorporar es el desarrollo de la marca digital de la persona que busca empleo. Esto pasa por la imagen en el buscador Google pero fundamentalmente por el posicionamiento en la red profesional Linkedin. Los headhunter y seleccionadores en general utilizan esta plataforma como herramienta de búsqueda de candidatos. Por ende, un buen servicio de outplacement debe contar con este tipo de asesoría. Existen formas de potenciar y optimizar los perfiles en Linkedin de modo de aparecer en las mejores de posiciones frente a determinadas búsquedas. Disponer de las nociones de un buen posicionamiento en la red resulta clave hoy en día para la reinserción laboral.
  • Emprendimiento: otra clave de tendencia en un buen programa es incorporar y reconocer el emprendimiento como alternativa de carrera dentro del abanico de decisiones que puede tomar la persona en transición. Así es, la decisión de emprender es cada día más frecuente tanto en ejecutivos senior como en profesionales jóvenes. Nuestro sistema económico favorece este tipo de iniciativas e impulsa la aparición de nuevos emprendedores. No más de un 20% de las personas en transición toman este camino, sin embargo, un buen programa debe considerar una discusión seria sobre esta opción. El emprendimiento como alternativa no está exento de riesgos, requiere ciertas competencias personales, finanzas claras, una idea, un plan comercial y el entorno familiar apropiado.

 

La industria del outplacement ha tenido importantes transformaciones en los últimos 10 años, han aparecido nuevos actores tanto en la oferta como en la demanda. En sus primeras etapas este tipo de programas, por cierto muy desconocidos, estaban reservados sólo para altos ejecutivos de compañías relevantes. Hoy, compañías más pequeñas lo están considerando como parte de su RSC, así como también personas naturales que en forma independiente valoran y solicitan este tipo de apoyo.

Contar con una estructura metodológica consolidada, un consultor experimentado, el desarrollo de una imagen digital acorde y visualizar el emprendimiento como opción válida constituyen las 5 claves, que sumadas a la motivación personal del participante, nos permitirán predecir el éxito de un programa de outplacement.

Deja un comentario

Contáctanos

Completa el siguiente formulario y nos pondremos en contacto contigo lo más pronto posible.

Escribe algo y presiona Enter para buscar